Modelo de Hoja de Datos

Las Leyes de Inmigración: No Te Metas Con Ellas, Texas

Los líderes empresariales, religiosos, policiales, y comunitarios están de acuerdo: Dejen las leyes de inmigración y su aplicación a las agencias federales.

    • La Comisión de Vida Cristiana de la Convención General Bautista de Texas (Christian Life Commission of the Baptist General Convention of Texas), la Asociación de Negocios de Texas (Texas Association of Business), la Asociación de Houston – la Sala de Comercio de Houston (Greater Houston Partnership – Houston’s Chamber of Commerce), la Conferencia Católica de los Obispos de Texas (Texas Catholic Conference of Bishops), el AFL-CIO de Texas (Texas AFL-CIO), Somos Republicanos (Somos Republicans), la Liga Anti-Difamación de la Región Sudoeste y Norte de Texas (Anti-Defimation League – Southwest and North Texas Regions), y muchas más organizaciones locales y estatales están de acuerdo: Texas no debe jugar un papel en la creación o la aplicación de las leyes de inmigración.
    • Los funcionarios policiales, incluyendo a los sheriffs de los condados de Dallas, El Paso, e Hidalgo, así como la policía de San Antonio, El Paso, Fort Worth, Austin, y McAllen, también se oponen a la legislación que ordenaría a los funcionarios policiales a implementar las leyes federales/civiles de inmigración.

Los trabajadores inmigrantes son esenciales para la economía de Texas. Sin ellos, nuestra recuperación económica se estancaría.

    •  Los estados que han aprobado las leyes restrictivas de inmigración han sufrido dramáticas penurias económicas; en particular, sus industrias agrícolas y de construcción se han visto perjudicadas de inmediato, causando que los empleadores y los trabajadores agrícolas se trasladen.1
    • En Texas, los trabajadores no-autorizados forman el nueve por ciento de la fuerza laboral.2 Ellos se encuentran en las industrias de servicios de limpieza, construcción, agricultura, y hostelería.3
    • El efecto negativo inmediato a los Estados Unidos de eliminar la fuerza laboral indocumentada incluiría $1.8 trillones en gastos anuales perdidos, $651.5 millones en la producción anual perdida, y 8.1 millones de puestos de trabajo perdidos. Incluso, después de que se haya ajustado la economía, las pérdidas de puestos de trabajo serían más de 2.8 millones.4

La regulación de la inmigración daña a todos los Tejanos.

    • Las leyes estatales de inmigración dan paso a litigios costosos y prolongados, lo cual gasta recursos que Texas no tiene, particularmente durante una crisis presupuestaria.
    • La aplicación de las leyes de inmigración por la policía local también socava su habilidad de mantener orden en la comunidad, dando lugar a una pérdida de acceso a la información crucial, incluyendo los denuncios de crimen por víctimas y testigos. Sin la confianza de la comunidad, la policía no puede mantener la seguridad pública.
    • En un estado con una población diversa y una historia bicultural de cual muchos se enorgullecen, las leyes que ponen un grupo como blanco objetivo basado en su apariencia étnica no son coherentes con nuestros principios y son destructivas para la comunidad.
    • Los ciudadanos estadounidenses a menudo sienten los efectos de las leyes que se enfocan en las personas indocumentadas. Por ejemplo, una nativa de Texas pasó la noche en una cárcel de Arlington, se perdió el primer día de escuela de sus hijos, y temió ser deportada después de que las autoridades la confundieron por una persona indocumentada.5

[1] Scott Beaulier, “Tough on Immigration is Tough on Economic Growth,” The Freeman: Ideas on Liberty, 6:1, January/February 2012

[2] Julian Aguilar, “Undocumented Population in Texas Increasing,” February 1, 2011, Texas Tribune

[3] Patrick Jankowski, Potential Tax Revenues from Unauthorized Workers in Houston’s Economy, January 2012, Greater Houston Partnership, p. 3

[4] The Perryman Group, An Essential Resource: An Analysis of the Economic Impact of Undocumented Workers on Business Activity in the U.S. with Estimated Effects by State and Industry, 2008

[5] Patrick McGee, “Texan is jailed as illegal immigrant,” Star Telegram, August 30, 2007